Tragedia en Palermo: cómo diferenciar cuando los síntomas son de un infarto o de un ACV

El sábado pasado un taxista se descompensó mientras manejaba. Fue en el cruce de Armenia y Santa Fe, en pleno Palermo pasado el mediodía. Perdió el control de su auto y atropelló a cinco personas. Tres de ellas, de entre 23 y 25 años de nacionalidad francesa, resultaron gravemente heridas y una falleció. Se trata de José Rogelio Parrondo, de 74 años, quien permanece en coma en el Hospital Rivadavia.

Al chofer lo encontraron desmayado en el vehículo. Las primeras hipótesis coincidían con la idea de que habría sufrido un accidente cerebrovascular (ACV). Horas más tarde se habló de que la causa fue un infarto.

En muchos casos, los síntomas son similares y pueden confundir el cuadro. Ambas son enfermedades causadas por las arterias. El infarto es la primera causa de muerte en el país y se hace notar por la presión en el pecho, el dolor en la mandíbula, en el hombro o brazo izquierdo. El ACV, en cambio, es la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad. Se manifiesta de forma súbita como la alteración en la capacidad física, visual y en el lenguaje. A veces se confunde con la pérdida de memoria, los olvidos y en muchos casos el desmayo.

Casi no hay especialistas formados para tratar un ACV y en la mayoría de las ocasiones, a los pacientes se los atiende en las unidades coronarias.

A raíz de lo sucedido el fin de semana, Conrado Estol, director del Instituto Breyna y de la Unidad de Accidentes Cardiovasculares del Sanatorio Güemes. da las claves para darse cuenta si alguien está teniendo o puede llegar a tener un ACV o un infarto. Y sintetiza los aspectos a tener en cuenta para evitarlos.

Claves para estar atentos
Prevención y chequeos frecuentes. Es fundamental controlar los factores de riesgo y hacer cambios en el estilo de vida: dormir bien, controlar el estrés, reducir y/o anular el consumo de alcohol, evitar el cigarrillo, mantener una nutrición sana, realizar a diario ejercicio físico, chequear la presión arterial, el colesterol y la diabetes; de esta manera se puede aumentar hasta 14 años la expectativa de vida.

En caso de ACV
Déficit transitorio. Hay una versión del ACV que se manifiesta con un aviso puntual. Hay casos en que la persona presenta los síntomas durante cinco a quince minutos. Después se recupera y sigue con su vida normal.

Síntomas clásicos. Pérdida de visión repentina y total en un ojo. Parálisis o pérdida de control en un lado del cuerpo como por ejemplo la imposibilidad de mover la pierna, un brazo o ambos. Perder el control de los movimientos, vértigo y vómitos.

En caso de un infarto
Presión y dolor. En el pecho, en la mandíbula, en el hombro o el brazo izquierdo.

Frente a estos casos, Estol explica que lo más importante es “actuar con velocidad y dirigirse de inmediato a un centro especializado”.

 

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/salud/mente/tragedia-en-palermo-como-diferenciar-cuando-los-sintomas-son-de-un-infarto-o-de-un-acv-nid09052022/

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?