5 cosas que no sabías de la rosácea

Piel-mujer_CLAIMA20160714_0120_28Alrededor de 40 millones de personas en todo el mundo sufren de rosácea y el 21% de las personas que lo sufre evita el contacto o cancela compromisos sociales debido a su piel. Es una enfermedad inflamatoria y crónica de la piel, que puede tener efectos negativos sobre las personas.

Los síntomas de la rosácea pueden incluir el enrojecimiento facial persistente, pequeños vasos sanguíneos visibles, ardor y/o picazón. Entre las distintas manifestaciones de rosácea, el enrojecimiento facial resulta el más común de todos y afecta al 75% de las personas que la padecen. A medida que pasa el tiempo se puede observar otras manifestaciones como papulo-pústulas y engrosamiento de la piel. Los ojos pueden estar comprometidos apareciendo irritados y enrojecidos.

Es muy importante conocer y comprender los factores desencadenantes que estimulan el enrojecimiento facial, con el propósito de evitarlos: – Temperaturas extremas: frío y calor.

– La exposición al sol.

– Los ambientes demasiado calurosos.

– Los alimentos condimentados, las comidas y bebidas calientes, chocolates, vainilla, pimienta, ají picante, ajo, curry, mostaza, cítricos, algunos quesos, vinagre y salsa de soja.

– Las bebidas alcohólicas.

– Estrés e influencias emocionales.

– Hábito de fumar.

Lo que no sabías de la rosácea

1 – Sol. Hay que cuidarse todo el año (no solo los meses de verano) y usar fotoprotectores para cada tipo de piel, según recomendación del médico dermatólogo para cada paciente. Si el trabajo es en lugares que cuenten con luz artificial o se está frente a computadoras, tanto las luces como las pantallas emiten radiación ultravioleta que pueden mantener las pieles enrojecidas. Los días nublados son más peligrosos, por lo que hay que usar también protección solar (las nubes permiten el paso de radiaciones más perjudiciales para nuestra piel).

2 – Ojos. Muchas pacientes tienen afectación ocular antes de aparecer las lesiones de piel, en otras ocasiones, son posteriores. Y otras veces acompañan a las manifestaciones cutáneas. Si padece de ojos secos, sensación de cuerpo extraño, picazón, molestias al exponerse a la luz solar o “caspita” en la zona de las pestañas es aconsejable, además de la consulta al dermatólogo, una visita al oftalmólogo. Este profesional podrá detectar si hay compromiso ocular y medicar al respecto.

3 – Gastritis. Un grupo importante de personas puede empezar con molestias gástricas, tales como ardor, reflujo, antes, durante o posterior a tener el cuadro cutáneo. En este caso, recomendamos también una visita al médico gastroenterólogo. La mejora de estos síntomas ayuda a aliviar los problemas en la piel.

4 – Cosméticos. La rosácea es un tipo de la llamada “piel sensible”: los pacientes se quejan de no tolerar jabones, cremas, lociones o geles faciales. Algunos tienen pieles más grasosas, otras pieles secas o mixtas. La consulta al médico dermatólogo ayudará a seleccionar los productos más adecuados para cada paciente en particular a su tipo de piel.

5 – No toda cara roja es una rosácea. Por eso, la consulta al médico dermatólogo permitirá establecer un diagnóstico de esa cara roja y en base a ello, recomendar el tratamiento óptimo.

Asesoraron el dermatólogo Ariel Sehtman y la Sociedad Argentina de Dermatología. Para más información, podés visitar www.nomascarasrojas.com.ar

Fuente: http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/salud/cosas-sabias-rosacea_0_1613238720.html

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?