Cómo abordar el sobrepeso y la obesidad infantil después de la pandemia por COVID-19

La obesidad infantil es un grave problema de salud pública. A nivel mundial, más de 42 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso u obesidad, y se prevé que esta cifra aumente a aproximadamente 70 millones para 2025 según las tendencias actuales. Los niños con sobrepeso u obesidad a menudo tienen problemas de salud física y psicológica. A corto plazo, estos efectos podrían estar asociados con una baja autoestima y una imagen corporal negativa, los cuales pueden conducir a una reducción de la confianza y un mayor riesgo de ser acosado en la escuela. Los niños con sobrepeso u obesidad también tienen un mayor riesgo de desarrollar diversas enfermedades no transmisibles y obesidad en la edad adulta.

Es por esto que resulta urgente plantear políticas integrales. Así lo advirtieron Himmat Singh Badesha, Gurvir Bagri, Amrit Nagra, Kirandip Nijran, Gurjivan Singh, Olalekan Lee Aiyegbusi, investigadores de la Universidad de Birmingham, Reino Unido, quienes publicaron en la prestigiosa revista científica The Lancet un estudio con una serie de recomendaciones para aminorar el impacto de la obesidad infantil en un mundo post COVID.

Y resaltaron que aunque son esenciales, hay indicios de que las intervenciones para frenar la pandemia de COVID-19 están empeorando la crisis de sobrepeso y obesidad infantil a nivel mundial. El uso restringido de espacios públicos y áreas de juego significa que los niños tienen menos oportunidades de participar en actividades físicas que antes de la pandemia.

El cierre de escuelas ha agravado la situación. Los estudios han demostrado que es más probable que los niños aumenten de peso durante los períodos de vacaciones cuando están fuera de la escuela que durante el período lectivo. Este aumento de peso podría deberse a la pérdida de la influencia positiva que las escuelas tienden a tener sobre factores de riesgo clave, como horarios definidos de comida, actividad física y horario de sueño. En comparación con antes de la pandemia, los niños actualmente dependen más de los miembros de la familia para tomar decisiones dietéticas, lo que no siempre puede tener un efecto positivo en estos factores de riesgo y podría conducir a un aumento de peso no saludable. El exceso de peso ganado por los niños durante esta pandemia podría ser difícil de revertir y podría contribuir al sobrepeso y la obesidad en la edad adulta.

De acuerdo a los científicos británicos, las políticas gubernamentales a menudo no muestran una apreciación adecuada de estos temas complejos ni los abordan de manera suficiente. El gobierno del Reino Unido anunció recientemente planes para reiniciar el Programa Nacional de Medición Infantil (NCMP) en septiembre de 2021 y para aumentar la frecuencia de pesaje de dos veces en general a una por año durante la educación primaria en un esfuerzo por abordar la crisis de obesidad. Aunque esta estrategia proporcionará datos completos sobre las tendencias, existe la preocupación de que pesar a los niños en las escuelas una vez al año podría llevar a un enfoque indebido en la apariencia física de los niños.

Ese énfasis podría intensificar el acoso y la estigmatización existentes y empeorar la salud mental de los niños con sobrepeso y obesidad. Como parte del plan del gobierno del Reino Unido, se proporcionará a los padres información sobre las categorías de peso de los niños con la expectativa de que se sientan motivados para hacer cambios positivos en la dieta o el nivel de actividad, o ambos, para sus hijos. En realidad, el suministro de dicha información, sin el apoyo adecuado, será insuficiente para motivar a los padres e incluso podría resultar contraproducente. Los esfuerzos para abordar esta situación deben ir más allá de su cuantificación y caracterización.

Como punto de partida, es fundamental que se reconozca la naturaleza compleja del sobrepeso y la obesidad infantil. Se ha demostrado que problemas como la privación y la obesidad de los padres están fuertemente asociados con la obesidad infantil en el Reino Unido. Los datos combinados del NCMP de 2016 y 2017 muestran que más de una cuarta parte de los niños con obesidad en Inglaterra viven en un hogar en el que al menos uno de los padres es obeso, y que aproximadamente la mitad de los padres que tienen hijos con obesidad y más del 85% de los los padres con hijos con sobrepeso piensan que su hijo tiene un peso saludable.

“Es necesario que el enfoque gubernamental cambie de uno centrado en la responsabilidad personal y la acción individual a un enfoque más empático, que reconozca la influencia de los factores ambientales, culturales y socioeconómicos que contribuyen al sobrepeso y la obesidad infantil, especialmente porque los niños tienen poca o ningún control sobre estos factores. Se ha defendido un enfoque de toda la sociedad, mediante el cual los individuos (es decir, los padres), las empresas, las escuelas, las autoridades locales, las organizaciones de salud y el gobierno nacional trabajen juntos y tomen acciones rápidas y decisivas para abordar la situación”, alertaron los autores del documento. Esta estrategia requeriría un compromiso sostenido de todas las partes interesadas y considerables recursos para tener éxito.

También es fundamental que las políticas gubernamentales y las directrices clínicas sean claras, viables y estén basadas en pruebas de alta calidad para garantizar su eficacia. Sin embargo, una revisión Cochrane de 2017 de ensayos controlados aleatorios de tratamientos para el sobrepeso y la obesidad en niños señaló de manera preocupante que la calidad general de la evidencia era baja o muy baja. Los investigadores resaltaron que la revisión también informó una heterogeneidad sustancial entre estos ensayos y una variación marcada en la duración del seguimiento entre los estudios.

Dados los desafíos asociados con el mantenimiento de la pérdida de peso, es necesario que los estudios futuros tengan períodos de seguimiento más prolongados que los ensayos anteriores para establecer qué intervenciones proporcionan los mejores resultados a largo plazo. El sobrepeso o la obesidad afecta a los niños tanto psicológica como físicamente. Por lo tanto, las intervenciones futuras deben considerar el uso de medidas de resultado informadas por el paciente para evaluar sus efectos en dimensiones como la calidad de vida, la ansiedad y la autoconfianza, además de los parámetros clínicos, como la puntuación Z del índice de masa corporal. Los investigadores también deben conocer y responder a los cambios en el panorama de la investigación de los comportamientos y entornos obesogénicos causados por la pandemia de COVID-19. Los formuladores de políticas deben ser sensibles a estos cambios al considerar la evidencia generada antes de la pandemia.

Un informe publicado en 2020 estimó que el Servicio Nacional de Salud en Inglaterra ahorraría aproximadamente 37 mil millones de libras esterlinas, y la sociedad en general del Reino Unido 202 mil millones de libras, a través de una mejora de la productividad, una reducción de las admisiones hospitalarias y una mayor participación de la fuerza laboral si el gobierno logra su objetivo de reducir a la mitad la infancia. obesidad para 2030 en la cohorte actual.

“Abordar el sobrepeso y la obesidad infantil después de la pandemia no será fácil y podría requerir décadas para revertir por completo las tendencias actuales. Se requieren con urgencia acciones de colaboración sostenidas y genuinamente comprometidas para abordar el sobrepeso y la obesidad infantil y los complejos problemas subyacentes”, advirtieron.

 

Fuente: https://www.infobae.com/america/ciencia-america/2021/07/26/como-abordar-el-sobrepeso-y-la-obesidad-infantil-despues-de-la-pandemia-por-covid-19/

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?