Bronquiolitis: guía de preguntas y respuestas claves para padres

Cada año, se notifican nuevos casos de infecciones respiratorias agudas, siendo la bronquiolitis una de las más frecuentes en los niños menores de dos años y cuya mayor incidencia es en los meses de otoño e invierno. Tener conocimiento sobre la enfermedad, su prevención y los tratamientos disponibles brinda herramientas para disminuir su impacto en la salud de los más

Cada año, se notifican nuevos casos de infecciones respiratorias agudas, siendo la bronquiolitis una de las más frecuentes en los niños menores de dos años y cuya mayor incidencia es en los meses de otoño e invierno. Tener conocimiento sobre la enfermedad, su prevención y los tratamientos disponibles brinda herramientas para disminuir su impacto en la salud de los más pequeños.

Existen preguntas y respuestas claves sobre esta patología, que pueden ayudar a los padres a identificar a la conocida “enfermedad de los niños”.

Las médicas Verónica Aimar y Celeste Berecoechea, profesora de atención médica primaria de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral y jefa del servicio de Medicina General Ambulatoria del Hospital Universitario Austral, respectivamente, despejaron las dudas que todo padre necesita saber para identificar a tiempo esta enfermedad, y disminuir su impacto en la salud de los más pequeños.

Los bebés de tres a seis meses con bajo peso al nacer o prematuros son los más propensos a sufrir complicaciones por bronquiolitis

– ¿Por qué la bronquiolitis produce dificultad para respirar?

– Porque se produce una inflamación difusa en los conductos más pequeños del tracto respiratorio inferior llamados bronquiolos.

– ¿Cuál es su causa y mecanismo de contagio?

– Las causantes son las infecciones virales, como el Virus Sincitial Respiratorio (VSR) -agente causal más frecuentemente involucrado-, el virus Haemophilus influenzae -productor de gripe-, el parainfluenzae y otros.

El mecanismo habitual de contagio es a través de un adulto o niño resfriado, mediante las gotitas minúsculas de la nariz o los bronquios al toser o estornudar que contaminan superficies, juguetes y distintos utensilios, o el contacto directo con las manos contaminadas.

– ¿Qué síntomas presenta?

– Durante los tres primeros días la enfermedad se manifiesta con tos, mucosidad nasal, congestión y fiebre. Los siguientes cinco a siete días se presenta dificultad respiratoria, agitación y silbidos en el pecho. Se puede notar que la respiración se vuelve más rápida, con mayor esfuerzo de los músculos del tórax y cuello, además de dificultad para alimentarse, irritabilidad y somnolencia. La recuperación completa puede tardar entre dos a tres semanas, donde persiste tos catarral.

– ¿Cómo se previene la infección?

Son muchas las acciones a implementar:

– Lavándose frecuentemente las manos con agua y jabón.
– Cubriéndose nariz y boca con el pliegue del codo al toser o estornudar.
– No exponiendo a los bebés a personas resfriadas o con tos.
– No llevándolos al jardín de infantes resfriados o con tos.
– Ventilando los ambientes -no usar sahumerios ni braseros-.
– Manteniendo la lactancia materna.
– Teniendo la vacunación completa para la edad, en especial, la vacuna antigripal.
– Desinfectando las superficies que puedan contaminarse como objetos, juguetes, perillas de puertas, etc.
– Evitando la exposición al tabaquismo en todas sus formas. Tanto el tabaquismo pasivo (fumar en la misma habitación), en otras habitaciones o afuera del hogar, son riesgosas para los adultos y niños (tabaquismo de segunda y tercera mano).

– ¿Hay niños más vulnerables o con más riesgos de complicaciones y gravedad?

– Sí, los bebés de tres a seis meses con bajo peso al nacer o prematuros. También aquellos con otras enfermedades de base, inmunocomprometidos, desnutridos, expuestos a tabaquismo pasivo, y los alimentados con suplementos exclusivamente (la lactancia materna protege frente a estas enfermedades).

A su vez, están en riesgo los niños con esquemas de vacunación incompletos, quienes presenten vulnerabilidad socioeconómica o vivan en hacinamiento.

– ¿En qué consiste el tratamiento?

– Frente a la aparición de agitación en la respiración y dificultad en la alimentación es importante no medicar a los niños, y consultar al centro de salud más cercano. Al ser una enfermedad causada por virus, generalmente, no deben recibir antibióticos. Se recomienda mantener lactancia materna.

La mayoría de las veces el cuadro es leve y requiere atención ambulatoria, y sólo en el 3% de los casos puede requerir aporte de oxígenos o internación.

 

Fuente: https://www.infobae.com/salud/2019/07/18/bronquiolitis-guia-de-preguntas-y-respuestas-claves-para-padres/

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?